Saltar al contenido

Convivencia en Verano

¡Comparte con tus amigos!

¿Demasiadas horas con tu pareja?

Las vacaciones son la mejor oportunidad del año para disfrutar con la familia, aunque también ponemos a prueba la convivencia.
Como es sabido, en época estival se incrementan el número de divorcios. Esto es debido a muchos factores, pero sobre todos ellos el que más

Hotel diplomatic zona cafeteria

incrementa esta cifra es el hecho de pasar muchas más horas con nuestra pareja. Todo empieza en la propia decisión del destino vacacional. Todos hemos sufrido alguna vez esos plebiscitos anuales en los que nos da la sensación de jugarnos algo más que el orgullo, sino incluso el propio matrimonio. Lo cierto es que estar con los niños todo el día y la pareja, conlleva un desgaste inusual de la vida en pareja.

Aquí intentaremos reflejar los distintos momentos en los que deberemos tener especial cuidado para no mermar el amor en la pareja, y veremos algunos casos en los que terceras personas nos harán la vida más complicada, y otras veces más fácil.

Cuando viajamos con niños:

La pareja con hijos ya discrimina su destino en función de que los niños puedan disfrutar de sus vacaciones con  el fin de que los padres también puedan disfrutar un poco de su tiempo de intimidad. Hoy día hay una amplia oferta de hoteles destinados a familias, en los que además de la oferta de ocio destinada a los niños, también se concreta un lugar en donde hay más niños y por lo tanto éstos terminan haciendo amistades muy valiosas.

Cadenas de hoteles enteras han elaborado todo un marco de eventos, menús y actividades para que acompañados de personal especializados, los niños se diviertan mientras los padres se toman un delicioso cocktail en la cafetería de las instalaciones. No cabe duda de que todo forma parte del negocio, pero en este caso

viene de perlas. La amenaza en forma de " Papá ! Me aburro...." es la espada de Damocles de nuestras vacaciones.

Cuando viajamos con niños y los abuelos:

Las personas mayores y sus limitaciones son un handyCap hoy día, ya que la accesibilidad y los medios de trasporte hacen que sean a veces complicadas las excursiones, los paseos y estancias. Llevar el mismo ritmo que ellos es tedioso, y al mismo tiempo, a ellos les resulta insoportable, aunque lo hagan con amor. Si además los niños forman parte del lote, la cosa se puede complicar más aún.

Las comidas suelen ser otro problema... en los hoteles cada vez más hay un surtido importante de alimentos, para que niños y mayores disfruten de un buffete adecuado, incluso teniendo en cuenta en general las intolerancias, los regímenes y enfermedades metabólicas. Pero nuestros niños como hemos dicho antes, tienden a aburrirse rápidamente, y además comen de una manera compulsiva, o se niegan a comer todos los días.

Hay que buscar una solución:

De alguna manera, todo al final sale bien, la intención de pasar entre todos unas semanas inolvidables hacen que todos esos pequeños inconvenientes, incluso las salidas irónicas a los suegros, o las puyas de la abuela sobre tu sobrepeso veraniego queden en aguas de borrajas. No obstante aconsejo siempre sentido común, no beber demasiado alcohol en presencia de los niños y abuelos, y sobre todo precaución en carretera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *