Saltar al contenido

Hoy día apenas hay diferencia entre unas compañías y otras. Sus servicios son prácticamente los mismos y el valor diferenciador esta en la atención posterior, y sobre todo, en la facilidad de darse de baja del servicio cuando uno lo estime oportuno.

Las compañías son conscientes de la volatilidad del cliente, y tratan de atarlo en corto, mediante la engorrosa literatura de sus contratos, que hay que recordar que esta redactada por un equipo de expertos en leyes, para no dejar cabos sueltos, ni comas mal puestas.  Por eso una buena defensa del consumidor empieza por saber qué se firma y que derechos tenemos.

Derecho a un buen servicio:

El suministro eléctrico deberá realizarse en las condiciones de calidad establecidas en la normativa vigente (RD 1955/2000, artículos 101 a 103) y en aquélla que la sustituya o modifique, atendiendo, principalmente a la continuidad del suministro (número y duración de las interrupciones) y a la calidad del producto (características de la onda de tensión). La responsabilidad sobre la disponibilidad y calidad del suministro es de la Empresa Distribuidora de la zona, de acuerdo con lo establecido en la normativa vigente.

El incumplimiento de los índices de calidad dará lugar a los descuentos en la facturación establecidos en el artículo 105 del RD 1955/2000 o normativa que lo sustituya o desarrolle. Comercializadora tramitará ante la Empresa Distribuidora la reclamación de las bonificaciones y descuentos que deba satisfacer al Cliente ésta última, si se produjeran incumplimientos en la calidad de suministro y los trasladará a la factura una vez reconocidos. Extracto modificado publicado en BOE.

compañía electrica
Lo mejor siempre es con profesionales

Derecho a desestimar el contrato:

Las características del derecho de desistimiento vienen detalladas en la Ley 3/2014:

  Artículo 69. Obligación de informar sobre el derecho de desistimiento.

1. Cuando la ley atribuya el derecho de desistimiento al consumidor y usuario, el empresario contratante deberá informarle por escrito en el documento contractual, de manera clara, comprensible y precisa, del derecho de desistir del contrato y de los requisitos y consecuencias de su ejercicio, incluidas las modalidades de restitución del bien o servicio recibido. Deberá entregarle, además, un documento de desistimiento, identificado claramente como tal, que exprese el nombre y dirección de la persona a quien debe enviarse y los datos de identificación del contrato y de los contratantes a que se refiere.

2. Corresponde al empresario probar el cumplimiento de lo dispuesto en el apartado anterior.

Artículo 70. Formalidades para el ejercicio del desistimiento.

El ejercicio del derecho de desistimiento no estará sujeto a formalidad alguna, bastando que se acredite en cualquier forma admitida en derecho. En todo caso se considerará válidamente ejercitado mediante el envío del documento de desistimiento o mediante la devolución de los productos recibidos.

Plazos de las compañías:

Este plazo antes era de 7 días hábiles así que desde 2014 se mejora, pasando a 14 días, que además son naturales. El plazo comienza a contar desde la recepción del producto (normalmente, desde la firma del albarán de entrega que nos hará firmar el mensajero que nos traiga a casa el producto). Ojo porque si el empresario no informa de este derecho o no incluye en el pedido un documento de desistimiento (carta de desistimiento de compra), el derecho pasa de 14 días naturales a 12 meses.

 Artículo 71. Plazo para el ejercicio del derecho de desistimiento.

1. El consumidor y usuario dispondrá de un plazo mínimo de catorce días naturales para ejercer el derecho de desistimiento.

2. Siempre que el empresario haya cumplido con el deber de información y documentación establecido en el artículo 69.1, el plazo a que se refiere el apartado anterior se computará desde la recepción del bien objeto del contrato o desde la celebración de éste si el objeto del contrato fuera la prestación de servicios.

3. Si el empresario no hubiera cumplido con el deber de información y documentación sobre el derecho de desistimiento, el plazo para su ejercicio finalizará doce meses después de la fecha de expiración del periodo de desistimiento inicial, a contar desde que se entregó el bien contratado o se hubiera celebrado el contrato, si el objeto de éste fuera la prestación de servicios.

Si el deber de información y documentación se cumple durante el citado plazo de doce meses, el plazo legalmente previsto para el ejercicio del derecho de desistimiento empezará a contar desde ese momento.

Derecho a un canal eficaz de información:

Debido a las características de lo que se llama venta Online, o venta a distancia, hay que salvaguardar la posibilidad de que el cliente siempre pueda comunicarse con el vendedor, para compensar el hecho de no realizarse el trato de manera presencial de ambos agentes, vendedor y comprador. Esto es extrapolable a los contratos firmados mediante toma de datos por vía telefónica y grabación de voz.

Derecho a ser indemnizados por falta de servicio o suministro:

Este capitulo es el más controvertido, ya que tanto las compañias de electricidad como de banda ancha, tienen siempre la excusa de que la energía es un ser vivo que a veces no se puede controlar, y para eso tienen las empresas distribuidoras que son las que al final pagan el pato. Pero la mayoria de las veces las reclamaciones no son atendidas pues se realizan a la comercializadora, y no a la suministradora. Cabe recomendar en este punto trabajar con Comercializadoras más honestas y que ofrezcan mejor atención al cliente.