Saltar al contenido

1

Cada vez tenemos menos tiempo y más problemas para cuidarnos. Y me refiero no solo a ir al gimnasio, o ir de vacaciones. Me refiero a comer sano, en familia, ir al mercado a comprar sano.

Ensaladilla rusa, ideal para el verano y fácil de hacer.

El ritmo de vida que nos empuja hoy día cada vez más deprisa al final de nuestras vidas; como si de una fuerza de la naturaleza que nos dice que estorbamos. Todo lo tenemos que hacer deprisa, trabajar mucho y jubilarnos pronto. No nos da tiempo para cocinar sano, dormir de modo que descansemos y disfrutar de la familia.  Esto trae en consecuencia que terminemos comprando nuestra alimentación sin dedicarle tiempo, o lo compremos todo envasado en "atmósfera protectora".

Comida de salir del paso.

Los hipermercados en España saben que somos esclavos y convierten a sus propios empleados en lo mismo; con tal de que aprovechemos el tiempo a fondo y salgamos corriendo de nuestro puesto de trabajo para comprarles el rancho. Podríamos añadir que si sales del trabajo y te desvías a comprar antes de llegar a tu casa; no pueda ser considerado "in-itinere",  a efectos de accidente; ya que según la ley, si se hace una desviación fuera del "trayecto más lógico" entre el trabajo y el domicilio registrado. Todo tiene un porqué, y normalmente dos.

Las compañías alimentarias dedican más presupuesto a convencernos que a buscar un buen producto.

Lo cierto es que hemos renunciado a comprar sano, a realizar una receta semanal de qué vamos a comer el lunes, el martes... y comprar los alimentos a razón de lo que vamos a gastar. Compramos lo que nos ponen los supermercados en las narices; que negocian en un mercado de mayoristas y productores, manipulando los precios de referencia para no sólo conseguir márgenes espectaculares sino ahogar a los proveedores para "secuestrar " su producto a largo plazo. Comemos "sano" porque lo dice el gobierno, pero es sólo la fachada de un sistema que busca beneficios.

Huevos de gallina, sin abusar es un sano alimento.

Comer 5 veces al día, frutas y verduras, comer legumbres, dieta mediterránea, chefs famosos que recomiendan aceites de oliva extra virgen y extra caro... claro todo patrocinado. Eso es el contrapunto de cientos de spots de publicidad que venden donuts, pringles, bollicaos, y pipas impregnadas en sodio saturado. Bebidas cuyo contenido en azúcar supera los niveles legales para ser considerados alimentos a ser combustibles; son más baratos de conseguir que la leche, o el agua mineral. La epidemia de diabéticos y obesos está servida.

Ética y valores sociales

Si en vez de fomentar en las cadenas de televisión y radio la vida ligera y el cotilleo;  se trataran en horario "primetime" los hábitos de la alimentación en este país, quizá en la seguridad social nos ahorraríamos mucho dinero en hiperglucémicos, anticolesteroles, y enfermedades crónicas. Los laboratorios viven de que gobiernos como el nuestro no legisle de cara al ciudadano, sino de cara a las multinacionales.

En próximos post os iremos dando unas pautas para aprovechar aquellos productos que son sanos baratos y; para toda la familia y como defendernos de los productos estrella, ofertas y otras tácticas masivas.