Saltar al contenido

7

El alquiler a día de hoy es la opción mas demandada para vivir.

El alquiler  es hoy día la opción  que más fuerza está cogiendo entre las personas que se emancipan después de unos años de “convivencia” con sus padres, pero también de personas procedentes de parejas rotas por las desavenencias diarias de las que hemos hablado en este blog.

Las viviendas más demandadas.

anuncio estafa denunciado en la web Milanuncios.
Anuncio capturado en web.

Las hipotecas trampa, o el alquiler falso de las que hemos oído hablar estos años, con artimañas más o menos legales de las entidades bancarias has sido sustituidas por los piratas de las redes que colocan anuncios maravillosos, con fotografías de ensueño, con unos precios filtrados a la baja, y unos textos, que aunque algo mal redactados, nos invitan a llamar o escribir al “propietario” y seguir sus instrucciones.

Simplemente, antes los bancos cubrían una necesidad de estafables que querían comprar una propiedad para vivir aprovechando su magnifico sueldo de ferralla o camionero eventual, provocando toda una estirpe de desahuciados y empobrecidos trabajadores que al final han tenido que regresar al hogar paterno, esperando que se mueran sus padres para quedarse con la propiedad, o la subrogación de un alquiler de renta antigua de 100 euros al mes.

En este contexto, se inician como actores de poca monta pero sobradamente preparados, los agentes tóxicos de empresas que se dedican a expropiar bloques centenarios de pisos rehabilitarlos mediante “empresas” cargadas de trabajadores autónomos, que luego venden o alquilan a pedazos en web de inversión , o directamente se las sirven en bandeja a fondos Buitre para que las familias puedan ser parasitarias con las garantías del gobierno central.

Alquileres fraudulentos:

Fotografias de ensueño copiadas de revistas.

Cuando te decides a buscar alquiler para vivir solo o con tu pareja, o si procedes de un caso de malos tratos, o acusación falsa de lo mismo, empiezas a ver que en la red hay miles de anuncios; que luego sin embargo filtrando con un poco de coherencia te quedan apenas una docena de inmuebles; sin tener en cuenta las posibles estafas por internet.

Mafia organizada o individuos.

Hay una verdadera industria de la estafa del piso de alquiler. Grandes estafadores a los que nadie denuncia a pesar de haber sido víctima, o sin haberlo sido; caes en la cuenta de que la oferta de piso de 96 mts  con tres habitaciones en pleno centro al lado de tu trabajo ( que curioso), con metro, supermercado y parking gratis por 300€ no puede ser tan genial. Te das cuenta de que las mismas fotografías de ese anuncio aparecen en pisos de la misma web en canarias, Soria, Zamora, albacete y Madrid... que curioso, no?

Como evitar estos resultados:

estafa piso en milanuncios
Como denunciar una sospecha de estafa

Pues muy simple, aplicando el sentido común. A la hora de buscar piso de alquiler, confiar siempre en establecimientos profesionales del ramo con la acreditación de Agente de la Propiedad Inmobiliaria, a pesar de que nos fastidie pagar una comisión, o queramos hacer un trato de particular a particular.

piso alquiler barato y centrico
Bloques enteros a veces invadidos por estafadores

Si aun así nos queremos aventurar a ser nuestro propio asesor inmobiliario debemos filtrar las búsquedas en las redes sociales. Debemos evitar poner unos baremos de búsqueda absurdos como pisos de 300€, amueblados de lujo; y cosas que se caen de su propio peso.

Desconfiar de contactos muy brillantes que nos dicen ser ingenieros en el extranjero, médicos en otras provincias. O amistades de famosos que nos alquilan lujosos apartamentos; en los que hay que ingresar determinadas cantidades que luego de revisar la vivienda; se devolverán en caso de no ser de nuestro agrado la visita.

No es fácil revertir la situación.

alquiler piso económico
Dormitorio de un piso Estafa

Por que NI vas a ver el piso NI vas a volver a ver tu dinero. Son estafadores profesionales detrás de una pantalla legal como es delegar la gestión en empresas como AirBnB o Inmobiliaria General, que al mismo tiempo se han visto envueltas en estos líos denigrando su imagen, sin ser cómplices más allá de haber tratado algún caso particular al comienzo de esta vorágine de la captación de inquilinos.

Las oficinas de atención al consumidor de todas las grandes ciudades de España ofrecen información y defensa al consumidor. Pero cuando un individuo o familia ha firmado; o pagado alguna cantidad por transferencia es muy difícil que se recuperen las cantidades; pues a veces se firman documentos en los que  nos obligamos a respetar unas condiciones contractuales abusivas e ilegales. Por ejemplo, que lo ingresado para tener derecho a visitar el piso; se devuelve insitu en caso de que no nos interese el piso; cuando la persona que no lo enseña no lo hace. Nos promete que en 24horas nos harán la devolución por trasferencia bancaria....

Anuncios con trampa.
Anuncios en distintas ciudades mismas fotografías.

Por mucho que nos puedan defender las asociaciones de consumidores, si vamos picando en estos estafadores; no podrán recuperar nuestro dinero en la mayoría de los casos. Utilicemos el sentido común en todos los aspectos de la vida.

Maldito ascensor.

Esa máquina mezcladora de personas que se asemeja a los proyectos de maquinas futuristas que nos hacían pensar en los 80's que podríamos teletrasportarnos sin apenas gastarnos la suela de los zapatos, a los lugares más rutinarios y habituales, o a aquellos que nuestra imaginación pudiera alcanzar.

Malditos 34 segundos que tengo que convivir más hacinado que con mis seres queridos con personas que no me he preocupado en 20 años absolutamente, ni lo pienso hacer en los próximos 20. Reconozco que tengo ciertas relaciones de amistad con algunos vecinos por afinidad laboral, por estar en el mismo escalafón social o por tener algún vecino como enemigo común. Lástima, pero hoy día es así. La afinidad se crea por compartir enemigo, no objetivos sanos. Reconozco que no soporto subir con algunos vecinos por su olor corporal, por su halitosis, por su manera de mirarme o por que aprovechan para inferir en mí el estado actual de mis cosas. Estamos hablando de un ascensor, no de un muro de Facebook.

Buenos lugares
Portas de una casa con su chimenea y su leñero.

 

¿Buenos dias?

Apenas un "buenos días", y accionamos la botonera del elevador para comenzar una conversación, que antaño se extendía por el rellano, y hoy día segamos con la excusa de que el automatismo de la puerta nos impide seguir siendo humanos. Solo una necesidad real de quejarnos sobre un uso común o un chismorreo de una tercera persona impide el final de carrera de la puerta motorizada. Apenas llegamos a nuestro hogar hacemos reset al compás del portazo. Vivimos en la burbuja que nosotros hemos ayudado a crear y que creemos que es la mejor manera de protegernos de nuestra propia verdad. Pero bueno, vivimos en "comunidad" y eso está bien. Lo cierto es que hoy día convivimos con personas que apenas conocemos, pero que parecen similares y nos sentimos seguros por ello.

En mi barrio natal apenas se cerraban las puertas durante el día; todos entraban y salían de las casas de los demás vecinos y muchas veces cenábamos juntos en una casa o en otra, en su patio o en el mío. Los críos saltábamos las tapias de las casas para juntarnos a pegarle fuego a un bote de gasolina encontrado en un solar y así freír una lagartija. Si regábamos un patio, aprovechábamos la manguera para remojar el caluroso patio del vecino, y si barríamos nuestra puerta sacudíamos el felpudo de nuestra anciana vecina de rellano, cuya salud impedía hacer según que esfuerzos.

Buenos deseos.

Pero eso se veía compensado con la sabiduría común que se creaba en esos patios de vecinos, en esas "corralas" que tanto ingeniero han criado y tanto traficante del 3 al 4º... Lo que no sabía un vecino lo sabía otro y eso era una verdadera colmena humana que anteponía la colaboración desinteresada a los intereses individuales.

Deberíamos aprender de quien conserva estas tradiciones y conservan la mentalidad de colaboración que hoy día es tan necesaria para crear una mentalidad colectiva desde una conciencia del individuo, siendo consciente de pertenecer al gran muro humano sin perder la identidad de ser ladrillo.