Saltar al contenido

El coste de la energía eléctrica en España se ha disparado en los últimos años.

El alumbrado supone más de un 30% del consumo en el gasto público de energía. 
CHATARRA FAROLES
Viejas luminarias a la chatarra.

En el avance tecnológico de estas décadas, en los que los smartphones han llegado a todos los bolsillos, las televisiones son cada vez más grandes y planas, a la par que más inútiles,  parece que nos cuesta aplicar estos avances a nuestra vida en el alumbrado  que al fin y al cabo es nuestro mayor consumo donde residimos junto a nuestros seres más queridos. En post anteriores hemos hablado sobre los sistemas de alarmas que existen hoy día para nuestro hogar o negocio. La Domótica ya creada entre los 90`s y los años 2000, no ha tenido el calado que debiera, cuando es un sistema de control personal que permite saber en todo momento lo que ocurre en nuestra casa, estemos o no. Parece que le hemos dado más importancia a tener un TV de alta tecnología, y delegar estas seguridades en empresas privadas.

¿Que podemos hacer?

El objetivo de este post es concienciaros de que el consumo de energía de una casa es por la usabilidad de los diversos electrodomésticos, calefacción, alumbrado y aparatos en general, como cargadores de dispositivos, equipos informáticos etc... pero una gran parte del consumo se va por la luz eléctrica. De hecho muchas entidades locales en el territorio nacional están sustituyendo el alumbrado público tradicional de lámparas de descarga ( potencias entre 150 y 300W) por luminarias de LED adaptables a las existentes o montaje completo. Esta actuación no solo reduce el consumo por potencia, de hecho las nuevas luminarias se fabrican de varias potencias,desde 30 a 100w, sino que además eliminan de raíz el problema de la potencia REACTIVA de los contratos de energía, que a veces supone un porcentaje importante del recibo.

TECNICO TRABAJANDO
Cambiando viejos equipos

Las nuevas técnicas de construcción en capas permite construir equipos de última generación, como los de esta ilustración, fotografiada por mí en la ejecución del cambio de equipos de una localidad cercana.

LED PARA ALUMBRADO PUBLICO
Equipo Led Nuevo para Viales. ( Cortesia AIRIS)

 

Tres razones para implantar el Led

Por un lado la potencia de arranque o potencia instantánea es mucho menor. Un equipo tradicional al arranque supera 1,8 veces su potencia nominal, es decir una lámpara de 250 w, puede alcanzar en su arranque casi 500 Watios! por lo que la potencia a contratar de la compañía hay que sobredimensionarla, cosa que no ocurre con el LED, que arranca de manera instantánea y siempre con su potencia nominal ( 50w/70W 100 w).

Por otro la Potencia Consumida en función del tiempo ( kW/h): La potencia de la lámpara indicada en su bulbo, es por segundo... ojo! si indica 125 wattios, es por segundo, por lo que una lámpara de 125 w, consume a la hora:

125 watios/H x 10h/ Noche x 365 dias: 456,250 Watts año/ lampara!!

DIAGRAMA DE CONSUMO
Perdidas de energía de lampara de Vapor de sodio.

 

Por otra dimensión: La energía reactiva.

La energía reactiva es aquella que se genera por la inducción o acumulación de la energía al paso por inducidos, bobinas, tales como motores, arrancadores, reactancias y transformadores de corriente o tensión. Está presente por tanto en el alumbrado público debido a que las lámparas de descarga necesitan bobinas de sobretensión para cargar la atmósfera de vapor que llevan en su interior. Esta energía la facturan aparte las compañías eléctricas  si el consumo es superior al 50% de la energía activa. Por lo tanto reducir la energía reactiva es parte de la solución que aporta la tecnología led de alumbrado.

¿ Que opciones EN LED tenemos para nuestros hogares?

En nuestros hogares tenemos que economizar sobre todo con los medios mentales, es decir, usar la energía con cabeza. Pero tambien podemos implantar sistemas y aparatos que nos hagan más llevadera la factura de la luz, como la implantación de aparato LED, detectores de presencia, y relojes astronómicos.

TUBOS DE LED
Tubos de LED muy económicos.

El mayor consumo de energía en alumbrado en una casa proviene de los Baños y la cocina. Para ello se dispone de sistemas led, en forma de tubo, plato de techo, o focos para sustituir el famoso Dicroico de toda la vida. Hasta el Downligth que hace solo unos años nos hacía un gran ahorro y eficacía se ha quedado obsoleto, con sus 56 watios, frente a los 6 o 10 w de un plato LED de hoy dia.

TIENDA LED
Variedad de modelos

Hoy día hay soluciones para todas las necesidades y puntos de luz, desde casquillos E14, de vela, hasta los GU XX tipo halógenos, y los tubos fluorescentes. Ya no tenemos excusas para migrar la luz de casa a LED.

NUEVAS LUCES LED
Estetica y ahorro

El ahorro tampoco está reñido con la estética, pues hay mucha variedad y los fabricantes de lampistería están adecuando sus diseños a los nuevos tiempos haciendo más atractivo el hecho de cambiarse a LED. En nuestros hogares notaremos la diferencia si tomamos estas medidas. En el sector público dudo que estas medidas sirvan para reducir los impuestos que pagamos en cada ciudad. Pero por lo menos cuidaremos el impacto medioambiental.

¿Y en casa?

LAMPARAS DE DESCARGA
Lámparas que hay que reciclar con cuidado

De momento en casa podemos ahorrar adoptando la tecnología LED ya que su coste se ha reducido en los últimos años; aunque el precio de la potencia contratada tiende a subirse, por lo que al final las compañias siguen ganando, aunque no consumas. Hay alternativas como Egreen Nabalia, en las que optan por energía verde para los consumidores concienciados con el medio ambiente.

 

4

El suministro eléctrico es hoy día un bien esencial para nuestros hogares y negocios.

Las eléctricas luchan todos los días por fidelizar a sus clientes, con ofertas y ganchos de marketing como si de cosmética se tratara.

 

eléctricas usan renovables
Las renovables venden a muchas nuevas compañías.

Eléctricas de Mercado libre.

Las eléctricas te agobian con ofertas. La vida tal y como la conocemos hoy, sería imposible sin la electricidad y por eso creo que debemos adquirir una cultura actualizada de como usarla. Para nuestros servicios públicos y dentro de muy poco, se generalizará como combustible en nuestros vehículos. En España, por ejemplo, el sistema eléctrico se divide en dos, el sistema peninsular y el sistema extrapeninsular. A efectos de facturación hay pequeñas diferencias entre compañías debidas a los peajes, costes de producción y políticas de comercialización, pero en esencia los problemas de los consumidores son los mismos.

Las comercializadoras eléctricas.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que desde que se liberalizó el mercado, las empresas Distribuidoras de energía ya no pueden vendernos la energía directamente. Por lo tanto deben hacerlo a través de sus comercializadoras eléctricas. Creadas ex profeso con su mismo logo y por tanto haciendo familiar al consumidor su imagen corporativa

¿Pero qué pasa con ese puñado de comercializadoras que parecen sacadas de la nada? ¿Quien las respalda? ¿ De donde sacan la "luz" para ofrecerla más barata que las tradicionales?

Compañías de distribución eléctrica.

En este punto hay que entender una cosa: Las empresas que generan y distribuyen venden la energía al ente regulador. Éste, saca a subasta lotes de MegaWatios a un precio de mayorista, que suele estar entre 40 y 60€. Daos cuenta de que por lo tanto 1 MW cuesta en el mercado mayorista 50€, y nosotros compramos kilowatios, es decir, una magnitud 1000 veces menor. Por que lo entendamos todos. 1 Kilometro de cuerda vale 50€ en la fabrica de cordeles, y el detallista lo vende por metros, a 2 euros el metro por ejemplo:

Coste de 1000 metros de cuerda:   50 euros  (1 MegaWatio)

Venta de 1 metro: 2 euros, y venta de 1000 metros: 2000 euros.(1 kW)

Compañías eléctricas
Se pueden apreciar descuentos importantes.

Pues eso, hay un gran margen comercial, aunque no es tanto, ya que hay costes de trasporte, medida, mantenimiento, peajes, impuestos, etc... pero aún así, las comercializadoras pueden ofrecer precios muy competitivos en base a los perfiles de cada cliente, estudiando en qué periodos de tiempo y que potencia máxima necesita cada cliente, cosa que las distribuidoras no pueden hacer. Este es el motivo por el que han florecido tantas y tan competitivas comercializadoras, y todas rentables.

La creencia de que otra eléctrica es peor.

Muchas personas son reacias a cambiar de compañía eléctrica por miedo a que haya defectos en el servicio eléctrico. Nada más lejos de la realidad. Aunque hay que indicar que en el pasado si hubo algún caso en el que al cambiarse de empresa se generaba una baja del suministro y un posterior alta, dejando sin tensión al abonado unas horas, hoy día con los sistema de telegestión, solamente se hace una toma de información del contador el día que se hace el cambio, y se programa en su caso la nueva tarifa si fuera necesario. El cliente ni se da cuenta del cambio y sigue consumiendo igual que siempre, que es al fin y al cabo lo que quieren las empresas; que sigamos gastando luz.

También se decía que la calidad del suministro era peor, extrapolando lo que ocurría también antaño con las compañías telefónicas; que fueran pioneras en esto de los cambios de comercial. En realidad el servicio lo sigue prestando la misma compañía de siempre ( la distribuidora); con la única diferencia de que se la pagamos a otra razón social distinta. De hecho llevamos haciendo esto mismo desde hace muchos años, ya que desde la Ley 54/1997 de 27 de noviembre del Sector Eléctricoel mercado de eléctricas está verticalmente separado en actividades de distribución, comercialización y generación. Desde entonces, hace casi 20 años, la luz ya nos llega revendida y nadie se ha quejado de ello.

Conclusión:

Por tanto una de las cosas que debemos hacer como ciudadanos es atender las ofertas de las eléctricas; ya que hay grandes diferencias en el precio de la energía, diferencias como ya hemos visto, debido a que cada compañía se perfila con un sector distinto de la sociedad. Por lo tanto puede adaptarse a cada cliente. Para cada actividad o a cada necesidad.

En webs como esta, podemos comparar con pocos datos la factura que estamos pagando, con la que podríamos pagar y ver el ahorro mensual o anual que puede suponer en muchos casos , el no pagar un recibo al año.

Hasta la próxima, y preguntar sin miedo.